Anécdotas veterinarias “De repente los dos gatos se le desmayaron y están como muertos”

Una vez, un veterinario, haciendo guardia nocturna, a las 2 AM, le llama una señora para atención a domicilio porque “de repente los dos gatos se le han desmayado, están como muertos”.

La señora le dio su dirección, con ciertas indicaciones y el veterinario salió volando al domicilio. Por la gran urgencia el veterinario tomó un taxi y llegó en 12 minutos. Tocó el timbre varias veces y no contestó nadie, pasaron 15 minutos de haber tocado el timbre y siguió sin contestar nadie. Le tocó el timbre al portero del edificio para preguntar si la dirección era correcta y después de insultarle por haberle despertado, le confirmó que sí era la dirección correcta. A esa altura el veterinario supuso que la señora asustada agarró los gatos y se los llevó a otra vete.

El veterinario se volvió a la consulta, con menos pesos con los que salió.

Las tres mañanas siguientes llamó a la señora y no contestaba nadie.

A la semana aparece un tipo en la consulta, pidiendo disculpas y queriendo pagar los gastos ocasionados; resultó ser el marido y  le contó al veterinario lo ocurrido.

La señora se quería suicidar y abrió las llaves de gas de las hornallas y el horno, los primeros en desmayarse fueron los dos gatos (supuestamente el gas baja porque es mas pesado que el aire) y ahí la señora llamó, en los 12 minutos que tardé ya se había desmayado la señora también.

Al parecer el marido llegó un par de minutos después de que el veterinario se fuera y al querer entrar sintió olor a gas pero la llave trababa la puerta por dentro, por lo que los bomberos tuvieron que romperla y la señora estuvo internada por 1 semana en el hospital. Los gatos murieron. Lo terrible de todo esto, aparte del intento de suicidio y la muerte de los gatos, es que el veterinario había estado afuera casi 20 minutos tocando timbre y podía haber explotado el edificio (por el timbre).
Moraleja 1: Si te quieres meter una bala en la cabeza primero asegurate de apoyar la cabeza en una pared de ladrillo para que la bala no mate a alguien más …
Moraleja 2: Es mejor un ring-raje que explotar con el timbre en la punta del índice…

∑:)

Compartido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información básica sobre Protección de Datos.

*

Compartido